Cubanos aprovechan serie del caribe y desertan en Rep.Dom.

Los hermanos Yulieski y Lourdes Gourriel Jr., dos de las últimas joyas que le quedan a la corona de la pelota cubana, abandonaron la delegación de su país que se encontraba en Santo Domingo con la intención de alcanzar el sueño de las Grandes Ligas.

Aunque la información era algo confusa, al menos dos fuentes -una de ellas del mismo equipo nacional- confirmaron que los hermanos, dos de los peloteros más codiciados por agentes y equipos, se fueron sobre las dos de la madrugada en una camioneta que, supuestamente, pertenecía a un órgano del ejército dominicano.
 
Esta sería la fuga más sonada de los últimos tiempos, pues a Yulieski, de 31 años, se le considera, junto a Alfredo Despaigne, los dos peloteros con mayores credenciales para jugar en el mejor béisbol del mundo.
Lourdes Jr., por su parte, pertenece a la nueva generación de talento y algunos scouts afirman que su techo es, incluso, superior al de su hermano Yulieski, por sus herramientas y sus 22 años.
"Tal vez se fueron de fiesta, porque Yulieski hace lo que le da la gana, pero si esto es cierto no deja de sorprender un poco, pues a estos muchachos no les faltaron oportunidades para escapar'', comentó una fuente relacionada con el mercado de peloteros cubanos. "Supuestamente, la familia ejercía cierto control sobre ellos''.

Cuba terminó su participación en la Serie del Caribe con una decepcionante actuación de solo una victoria y la eliminación a manos de México, equipo que terminaría llevándose el titulo en República Dominicana.
De acuerdo con un testigo, los dos hermanos bajaron al lobby del Hotel donde se hospedaba la delegación cubana y se montaron en una camioneta negra, donde se advertían las insignias de un cuerpo armado.

"Todo parece indicar que un miembro de la seguridad cubana trató de detener la fuga, pero los Gourriel pudieron abrirse paso y montarse en el vehículo'', comentó una persona que estaba en el hotel. "Después aquello fue un avispero. Llegó el embajador cubano y comenzó a pedir explicaciones. Un funcionario no paraba de decir que, cómo nos habían hecho estos muchachos, si lo de ellos estaba cerca''.
 
Comparte en Google+
    Comenta con bloger
    Comenta con FaceBook

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada