El trabajo de 300 mil dólares que nadie quiere

Cuando aparece una oferta de trabajo donde prometen un suelo de seis cifras al año y vacaciones pagadas el número de demandantes tiende a dispararse. 

En época de crisis encontrar un puesto fijo bien remunerado se ha convertido en un privilegio y por eso parece increíble la odisea que está pasando un médico de Nueva Zelanda para encontrar un compañero o sustituto.

El doctor Alan Kenny, de 61 años, está al frente de una pequeña clínica en Tokoroa, un pueblecito en la región de Waikato. Aunque se conserva fresco para su edad, no da abasto con la cantidad de pacientes que acuden a visitarlo a diario. 

Suele tener una media de 43 consultas diarias, cuando lo recomendado por el Real Colegio de Médicos de Familia es no exceder de las 25.Ante tanto trabajo decidió buscar a algún médico de cabecera joven para repartirse los pacientes. 

El Dr. Kenny acudió a cuatro empresas especializadas en la contratación de médicos, pero en dos años han sido incaLEER COMPLETO AQUI
Comparte en Google+
    Comenta con bloger
    Comenta con FaceBook

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada